¿Habrá que escribir un epitafio a las abejas? ¿Lo permitiremos?

Hace unos meses, en la cuenta de Instagram de National Geographic se publicó una foto que me causo mucha intriga, a continuación la adjunto:

Debido a la pérdida de abejas, granjeros chinos han iniciado a polinizar sus huertas a mano. (Imagen cortesía de Li Junsheng/Imaginechina)

Debido a la pérdida de abejas, granjeros chinos han iniciado a polinizar sus huertas a mano. (Imagen cortesía de Li Junsheng/Imaginechina)

La historia detrás de esta fotografía es bastante reveladora, y tal pareciera que el tema de los insectos y todo lo referente a la naturaleza no tiene en nosotros más que un suspiro y un comentario ¡Si, como estamos destruyendo al planeta!, y después de esto, nuestra vida continúa de la manera habitual. Estamos ante un declive de la población mundial de abejas, y esté problema no está alejado de nuestra alimentación, de nuestras familias, de nuestros jardines, y mucho menos está alejado de la economía y política mundial.

Breves referencias históricas de la  Apis Mellifera 

Tammy Horn, es una investigadora estadounidense de la naturaleza de las abejas, y quién en su libro Beeconomy: What Women and Bees Can Teach Us about Local Trade and the Global Market (2011), nos sumerge en un viaje a través de la historia y geografía mundial con respecto al beekeeping o producción de miel y cera, en la que resalta la importancia del género femenino en esta actividad social y económica tan antigua. Horn se centra principalmente en la abeja de miel o abeja social (Apis Melífera), y brinda un acercamiento a la práctica de beekeeping, iniciando en África, pasando por Asia, Europa y llegando a América, donde Suramérica tiene un especial trato en los últimos capítulos del libro. Horn llama a Suramérica como parte del continente del mañana en cuanto a la investigación de las abejas, genética de calidad, y producción orgánica de miel, hecha principalmente por las mujeres.

La adoración a las abejas y a los productos que de ellas se extraen empezó desde tiempo de los egipcios e históricamente, según Horn, Ra de la mitología egipcia, o dios sol cada vez que lloraba, sus lágrimas se convertían en abejas de miel:

“Los egipcios vinculaban a las abejas con la diosa de la maternidad Nut […] La mitología egipcia atribuía el orgien de la abeja de miel a las lágrimas que Ra lloraría. Cuando las lágrimas de Ra caían al suelo, creían que las abejas de miel emergían.”[1](Horn, 2011, p. 15)

Asimismo, Horn expone en cuanto a la actividad de beekeeping y de su evolución en los países africanos, que los pobladores de Kenia realizaban una especie de canciones alabadoras de la miel:

“[…] unos pocos ejemplo de canciones de la miel, cuyo número son cerca de cincuenta; las canciones son “musicalmente interesantes y socialmente iluminadoras, pero fueron a menudo condenadas por grupos de la iglesia a causa de su áspero humor y su conexión con la cerveza de miel.”[2] (Horn, 2011, p. 27) 

Por otro lado, la práctica de cuidar abejas en Europa ha venido desde el siglo XVIII. Horn documentó en su libro, que en 1917, los ingleses tuvieron gran auge en el cuidado de abejas, donde principalmente las mujeres eran quienes emprendían esta práctica. Prueba de ello es el siguiente texto extraído del libro de Horn:

“La Srita. Clayton aprendió la práctica de beekeeping de la Srita. Pullinger, quién fue de Elgin, Cape Province, y había estudiando la producción de abejas reinas en Inglaterra con el Sr. Herrod-Hempsall. Clayton compró el equipo de la Srita. Pullinger y cuatro años más tarde tenía entre 125 y 175 colmenas para polinizar cítricos.”[3](Horn, 2011, p. 30) 

Como referencia histórica de la práctica de beekeeping, Tammy Horn contagia con sus explicaciones y detalles basados en una ardua tarea teórica y empírica del mundo de las abejas. Tammy Horn describe todas sus investigaciones y experiencias con un término en una lengua de África: Fungwe, que el equivalente que mejor se acerca a la traducción al inglés es desire. “Fungwe es una sed e instinto profundo para culminar una atracción hacia algo o alguien, un deseo que si es alcanzado, determinará el destino entero de uno.”[4] (Horn, 2011, p. 35) 

Acerca de las abejas de miel o Apis Mellífera

La abeja de miel es reconocida a nivel mundial por su valiosa aportación en la polinización de un sinfín de cultivos de hortalizas, frutas, alimentos para animales, flores silvestres, flores en los jardines; y, por la producción de miel, cera y resina.

Apis Mellífera

Apis Mellífera

Literalmente, Davidson expone: 

“Mucho más consecuencial que la producción de miel, es la polinización de las plantas y en esto, también, la abeja de miel sobrepasa a sus parientes. Usualmente ella busca solo una variedad de polen en cada viaje y solo un tipo de néctar para mezclarlo en la miel. Esta metódica manera de trabajar la hace única en la agricultura.”[5] (Davidson, 1959, p. 196)

La colonia de abejas de miel posee una estructura bastante definida (aunque algunos entomólogos difieren de esta conclusión) y cada quién parece ser una célula que forma parte de un gran organismo, la colmena.  Las abejas tienen tareas específicas que van evolucionando según la edad de cada una de ellas. Las abejas más jóvenes son las que se encargan de la creación de celdas para los huevos, limpiar la colmena, y alimentar a las abejas bebes. Las tareas en una colmena van dándose según la edad de cada abeja, las abejas jóvenes realizan las tareas propias del hogar, pero en su edad adulta deberán dedicarse a la recolección de néctar y polen, y dejarán las tareas del hogar para las nuevas abejas jóvenes.

Las colonias de abejas de miel parecen ser un matriarcado, donde la abeja reina es la figura principal de dicha estructura.  Sin embargo, en la colonia además de convivir la abeja reina y las abejas obreras (hembras), los drones o zánganos (machos) son tolerados por un tiempo limitado. Los drones o zánganosno están equipados biológicamente para producir jalea real o cera, no tienen cavidades en sus patas para recolectar néctar, y no tienen aguijón, aunque disponen de zumbidos mucho más fuertes que el de todas las abejas hembras, lo cual pareciera hacerlos invencible. La única razón por la que los drones son tolerados dentro de la colonia es porque deben fertilizar a la abeja reina, después de esto, los que no lograron copular con la abeja reina son expulsados de la colmena o asesinados por las propias abejas nodrizas. La población de los drones está compuesta por 50 o menos huevos no fertilizados. Los drones durante los vuelos de apareamiento de la abeja reina son una especie de chivos espiatorios, dado que inconscientemente la protegen de ser devorada por las aves que se ven atraídas por la cantidad de abejasen este proceso de reproducción. La abeja reina casi asegura su supervivencia dado que las aves devoran a los drones menos favorecidos o habilidosos en el vuelo. El dron que logra fertilizar a la abeja reina, muere después de esto. (Davidson, 1959, p. 198)

Los vuelos de apareamiento que realiza la abeja reina, reciben millones de espermas de uno o varios zánganos. La abeja reina alberga a los espermas en un saco denominado spermatheca, para luego fertilizar huevos que darán origen únicamente a abejas hembras. Dado que los drones o zánganos provienen de huevos que no llegan a ser fertilizados por los espermas en la abeja reina, muchos científicos concuerdan con el hecho de que los zánganos en realidad, no tienen padre; es importante mencionar que en una colonia de abejas de miel, la abeja reina tiene el poder de decir el sexo de las abejas, fertilizando o no, los huevos que deposita en las celdas que construyen las abejas obreras. La abeja reina inspecciona cada celda construida, y dependiendo del tamaño de la celda, la abeja reina decide si fertiliza o no el huevo. Se ha descubierto que las abejas ponen alrededor de 1500 huevos por día en épocas de primavera e invierno, llegando a poner más de un millón de huevos en su vida. Normalmente, en una colmena de 50000 miembros, mil mueren diariamente, es por eso que se necesita que la tasa de reemplazo de la población sea mayor al número de muertes  (Davidson, 1959, p. 213).

Después de tres días, el huevo se convierte en una larva, la cual es cuidada y alimentada por las abejas nodrizas. Durante los primeros dos o tres días, las larvas son alimentadas con jalea real, una mezcla de miel y polen (Davidson, 1959, p. 191). Las abejas obreras no disponen de estructuras sexuales desarrolladas para desempeñar un papel reproductivo, sin embargo, son dotadas de una gran capacidad maternal, dado que son ellas quienes realizan las labores de una madre para con las nuevas abejas, esto a excepción de los drones. Los drones deben cuidarse por si solos desde el momento en que nacen, algunos mueren en el intento por conseguir sus primeros alimentos. 

La regla específica de la colonia de abejas de miel es que debe existir únicamente una reina, si hay más de una, la solución es luchar a muerte y la ganadora es la nueva reina de la colmena (si alguna queda viva después de los piquetes que recibió de su contrincante ya fallecida). 

En cuanto al proceso de recolección de polen y néctar, es tarea de las abejas en edad adulta.

Se ha observado que la recolección de polen y néctar por una abeja melífera en un día bueno, es de aproximadamente 10 vuelos en los que recolectan néctar; y por su parte una abeja melífera especializada en la recolección de polen, regresa a la colmena con 47 cargas de polen en un solo día. (Davidson, 1959, p. 199).

Las abejas obreras poseen dos estómagos, uno les sirve para su propio alimento; y el segundo, es donde guardan el néctar que recolectan para después regurgitarlo en la colmena. Se alimentan de miel (a veces), toman un descanso (a veces), y luego continúan con la recolección. Asimismo, las  Apis melíferas producen la cera con el abdomen de sus cuerpos. ¡Excelentes arquitectas, ingenieras y matemáticas! Sus celdas poseen dimensiones hexagonales casi perfectas.

Aspecto interesante a notar es el hecho que cuando las abejas llegan a la colmena con sus patitas llenas de polen o néctar da inicio una danza, en la que según el científico austríaco Karl von Frisch, las abejas comunican a las demás cual es ubicación de las flores de donde proviene el néctar o polen por medio de la danza y el contacto con sus antenas. Karl von Frisch también descubrió que las abejas depositan en las flores una especie de sustancia agradable a manera de decirle a las demás abejas “¡Vengan aquí, este es el camino!” (Davidson, 1959, p. 211). 

“La eficiencia con la cual los insectos construyen sus panales es una de las maravillas de la creación.”[6] (Davidson, 1959, p. 213) Davidson expone que con tres onzas de cera, las abejas pueden construir celdas que contienen cerca de 90 onzas de miel o proporcionar cerca de 6000 “cunas” para las abejas bebes. 

Matt Ridley en su libro The Origins of Virtue (1998)presentó un concepto utilizado por Richard Dawkins para describir el comportamiento de los genes, que causó revolución en la biología, dicho concepto es denominado como el gen egoísta. Dicho concepto pretende indicar que la razón por la cual los genes se comportan de manera aparentemente cooperativa es debido a que no desean perecer, y que en sí no lo hacen por cooperar unos con otros, sino por conservar su propia vida actúan de conformidad casi voluntaria. Lo anterior guarda similitud con lo estudiado por Treat Davidson en el artículo de la revista de National Geographic titulada Inside the World of the Honeybee (1959): las abejas proporcionan un eficiente servicio de entrega de polen de flor en flor, haciendo fértil el proceso y dando origen a muchas de nuestras frutas. Sin embargo, Davidson explica que este servicio no lo hacen porque las abejas estén interesadas en cooperar voluntariamente con las plantas, sino porque su única misión es capturar la máxima cantidad posible de polen o néctar para mezclarlo con la miel, y así producir el alimento (en inglés beebread) para sus larvas y preservar su especie.

Las Apis Mellifera son una especie de organismo colectivo, dado que nacen en una jerarquía definida por la abeja reina y su ciclo de vida es mucho más interesante y atareado que el de los otros polinizadores mencionados. Las abejas de miel no solo son polinizadoras sino que además conservan su propia especie de una manera impresionante, a diferencia de los abejorros, avispas, y avispones.   Las avispas y avispones, raras veces producen miel, dado que recolectan el polen para consumo propio. No es casualidad que se diga que “cada panal es un pequeño milagro” (Davidson, 1959, p. 213).

Las abejas y la Economía 

Abeja 2Según el artículo Colonies in Crisis de la revista de National Geographic publicada en el año 2007, la compra y venta de abejas de miel ha venido desarrollándose desde el año 1600 en Europa para fines de polinización comercial. El valor de la polinización en Estados Unidos asciende a $ 14.6 billones por año, pero desde 2006 se ha reportado aproximadamente un descenso para los apicultores y/o beekeepers estadounidenses de aproximadamente 25% de sus poblaciones de abejas debido al colapso de las colonias de abejas (Bee Colony Collapse Disorder). (National Geographic, 2007, p. 2)

Davidson expuso que en New York para los años de cincuentas, se rentan alrededor de 8000 colonias de abejas de miel cada primavera, para asegurar las cosechas de manzanas. (Davidson, 1959, p. 196)

Sin embargo, se augura que para el año 2035 de continuar el descenso de las poblaciones de abejas de la misma manera que está ocurriendo hoy en día, dichas poblaciones y en general, las poblaciones de polinizadores, habrán desaparecido.

Este tema fue discutido por primera vez en Estados Unidos, en la oficina de gobierno de Estados Unidos en Washington, D. C., en el año 2007[7]. The House Agriculture Committe’s Subcommittee on Horticulture and Organic Agriculture de Estados Unidos, convocó a una reunión de emergencia debido a la amenaza que ocasionaba el colapso de las colonias de abejas en la agricultura e industria granjera estadounidense. Según indicaciones y estudios realizados, el síndrome del colapso de las colonias de abejas (Bee Colony Collapse Disorder) afecta también a la industria de carnes, dado que muchos de los forrajes para el ganado necesitan ser polinizados por las abejas. May Berenbuam, entomóloga estadounidense, estableció en esta reunión, que más de 100 especies de cultivos dependen exclusivamente de la polinización y sugirió que debía actuarse de inmediato para frenar el uso de pesticidas en los cultivos para evitar la muerte de las abejas. (Sharp, s.f.).

Aún no se ha descubierto cuál o cuáles son las causas del CCD, muchas investigaciones científicas han mostrado que la mutación de virus, pesticidas y agua contaminada hace vulnerables a las abejas a las bacterias. Y los intentos por descifrar qué causa el CCD han sido casi inútiles, dado que las abejas no mueren en las colmenas sino vuelan fuera de ella, para morir en soledad.

La European Food Safety Authority (EFDA) reportó en enero de 2013 que tres son las clases de pesticidas que afectan el sistema inmune de las abejas: clothianidin, imidacloprid y thiamethoxam. Estos pesticidas son absorbidos por los polinizadores a través del néctar y/o polen, al ser rociados en los cultivos o bien, en la introducción de semillas contaminadas. (Amadeo, s.f.)

Por otro lado, el negocio de la polinización manual (humana) es exactamente lo que representa la primera imagen de esta entrada. Fue tomada en una provincia de Sichuan, China; donde la escasez de polinizadores en general ha ocasionado que los productores de peras y manzanas recurran a la polinización manual, convirtiendo a los seres humanos en abejas humanas. Cada primavera, miles de campesinos escalan los árboles frutales con sus “instrumentos polinizadores” (brochas realizadas de plumas de pollo y filtros de cigarro) para introducir el polen en botellas plásticas y posteriormente, depositarlos en otros millones de flores. Claro está, este procedimiento tiene un costo mayor, el reemplazo de este servicio gratuito de la naturaleza (por medio de los insectos y aves polinizadoras) por la polinización humana, cuesta entre 14 y 92 billones de libras esterlinas anuales aproximadamente, dependiendo el tamaño de los cultivos (Boycott, 2010). Tampoco podemos olvidar el negocio de beekeeping  alrededor del mundo está siendo afectado por el CCD, y donde una gran cantidad de apicultores o beekeepers han perdido colonias completas de abejas y la producción de miel ha disminuido.

Boycott finaliza su artículo con la siguiente cita: “Einstein decía, si las abejas fueran a desaparecer de la faz de la tierra, la humanidad no tendría más de cuatro años de vida – mientras, si nosotros fuéramos a desaparecer, el resto del planeta continuaría excelentemente.”[8] (Boycott, 2010).

Existen varias propuestas para frenar la necesidad de polinizadores en el mundo, humanos volviéndose abejas o el surgimiento de empresas dedicadas a la comercialización en masa de abejas. Un ejemplo de ello es Best Bees Company de Noah Wilson-Rich. Sin embargo, no puedo alegrarme completamente de la existencia de este tipo de empresas, debido que esto tiene un significado bastante oscuro: la inminente escasez de abejas y demás polinizadores que acecha a la naturaleza y a nosotros mismos.

Marla Spivak es una entomóloga estadounidense que ha dedicado más de 40 años de su vida a la investigación de las abejas y al reciente CCD que ha afectado a dichas poblaciones. Después de haber visto el vídeo anterior, me conmueve el pensar que a pesar de vivir en mundo lleno de tecnología; de luchas ideológicas (sin sentido, muchas veces); en mundo donde nos jactamos de nuestra racionalidad y donde la rutina e indiferencia nos ha vuelto tan egocéntricos, estamos colaborando en asesinar a nuestro planeta.

En realidad, nuestra vida pende de la naturaleza, ¿tomaremos conciencia hasta cuando ya hayamos perdido todo? ¿Estamos esperando a cumplir la profecía de: nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde?

 “La diferencia entre el éxito y el fracaso está en los detalles”[9]. (Tammy Horn)

________________________________

Trabajos Citados 

Amadeo, Kimberly (s.f.). Bee Colony Collapse Disorder. Useconomy.com. Recuperado el 13 de junio de 2014, de http://useconomy.about.com/od/glossary/g/Bee-Colony-Collapse-Syndrome.htm

Boycott, Rosie (16 diciembre de 2010). The crucial role cities can play in protecting the honeybee. The Guardian Magazine (Online). Recuperado el 13 de junio de 2014, de http://www.theguardian.com/environment/2010/dec/16/crucial-role-cities-honey-bee

Colonies in Crisis (2007). The  National Geographic Magazine  (2007), 2. Recuperado el 11 de junio de 2014, de http://ngm-beta.nationalgeographic.com/archive/environment-colonies-in-crisis/

Committe on Agriculture (29 de marzo de 2007). Review Colony Collapse Disorder in Honeybee Colonies across the United States. Estados Unidos: U.S. Government Printing Office. Recuperado el 13 de junio de 2014, de http://www.gpo.gov/fdsys/pkg/CHRG-110hhrg36465/html/CHRG-110hhrg36465.htm

Davidson, Treat (Agosto, 1959). Inside the World of the Honeybee. The National Geographic Magazine, Vol. CXVI, No. 2. P. 188-217. Recuperado el 12 de junio de 2014, de http://ngm-beta.nationalgeographic.com/archive/inside-the-world-of-the-honeybee/

Horn, Tammy (2011). Beeconomy: What Women and Bees Can Teach Us about Local Trade and the Global Market. Estados Unidos: The University Press of Kentucky.

Levy, Sharon (27 de marzo de 2014). The Bees’s Needs. Natural Resources Defence Council (NRDC): Onearth (Online). Recuperado el 13 de junio de 2014, de http://www.onearth.org/articles/2014/05/after-a-wildfire-bees-are-natures-first-responders-lets-help-them-do-their-job

Ridley, Matt (1998). The Origins of Virtue: Human Instincts and the Evolution of Cooperation (Penguin Books Ltd, Ed). Estados Unidos: Penguin Books.

__________________________________

[1] Texto original: “Egyptians linked bees to the maternity goddess Nut. […] Egyptians mythology attributed the origin of the honey bee to the tears that Ra would cry. When Ra’s tears fell on the ground, it was thought, honey bees emerged.” (Horn, 2011, p. 15)

[2]Texto original: “[…] a few examples of honey songs, which number about fifty; the songs are “musically interesting and sociologically illuminating, but were often condemned by church groups because of their ribald humor and their connection with honey beer.” (Horn, 2011, p. 27)

[3] Texto Original: “Miss Clayton learned beekeping from a Miss Pullinger, who was from Elgin, Cape Province, and had studied queen production in England with Mr. Herrod-Hempsall. Clayton bought Miss Pullinger’s equipment and four years later between 125 and 175 hives to pollinate citrus.” (Horn, 2011, p. 30)

[4] Texto Original: “[…] fungwe is a deeper thirst and instinct to culminate an attraction for something o someone, a desire that, if fulfilled, will shape one’s entire destiny.” (Horn, 2011, p. 35)

[5] Texto Original: “Far more consequential than honey making is the pollination of plants and here, too, the honeybee surpasses her relatives. Usually she seeks out just one variety of pollen on each collecting trip and just one kind of nectar to turn into honey. This methodical way of working makes her uniquely useful to agriculture.” (Davidson, 1959, p. 196)

[6] Texto original: “The efficiency with which the insects build honeycombs is one of the marvels of creation.”(Davidson, 1959, p. 213)

[7] En la siguiente dirección electrónica se puede encontrar el resumen de la primera sesión de la discusión  acerca del síndrome de colapso de colonias de abejas a lo largo de Estados Unidos por el Comité de Agricultura: http://www.gpo.gov/fdsys/pkg/CHRG-110hhrg36465/html/CHRG-110hhrg36465.htm

[8] Texto original: “Einstein said if bees were to disappear from the surface of the earth humanity would have no more than four years to live – whereas if we were to disappear, the rest of the planet would carry on just fine.” (Boycott, 2010)

[9] Texto original: “The difference between success and failure are in the details.” (Horn, 2011, p. 33)

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s