Custodios, no meros Beneficiarios

Vista al Valle de Salamá, desde el Cerro de la Santa Cruz

Vista al Valle de Salamá, desde el Cerro de la Santa Cruz

“215. Hay otros seres frágiles e indefensos, que muchas veces quedan a merced de los intereses económicos o de un uso indiscriminado. Me refiero al conjunto de la creación. Los seres humanos no somos meros beneficiarios, sino custodios de las demás criaturas. Por nuestra realidad corpórea, Dios nos ha unido tan estrechamente al mundo que nos rodea, que la desertificación del suelo es como una enfermedad para cada uno, y podemos lamentar la extinción de una especie como si fuera una mutilación. No dejemos que a nuestro paso queden signos de destrucción y de muerte que afecten nuestra vida y la de las futuras generaciones. En este sentido, hago propio el bello y profético lamento que hace varios años expresaron los Obispos de Filipinas: «Una increíble variedad de insectos vivían en el bosque y estaban ocupados con todo tipo de tareas […] Los pájaros volaban por el aire, sus plumas brillantes y sus diferentes cantos añadían color y melodía al verde de los bosques […] Dios quiso esta tierra para nosotros, sus criaturas especiales, pero no para que pudiéramos destruirla y convertirla en un páramo […] Después de una sola noche de lluvia, mira hacia los ríos de marrón chocolate de tu localidad, y recuerda que se llevan la sangre viva de la tierra hacia el mar […] ¿Cómo van poder nadar los peces en alcantarillas como el río Pasig y tantos otros ríos que hemos contaminado? ¿Quién ha convertido el maravilloso mundo marino en cementerios subacuáticos de vida y de color?».” (Papa Francisco, 24 de noviembre de 2013, párrafo 215)

No era la primera vez que escuchaba hablar acerca del Evangelii Gaudium del Papa Francisco, la primera vez una amiga me lo menciono y la segunda fue en la cima de una montaña en Salamá, Baja Verapaz.

Y es justo que deje mi introspección acerca del párrafo 215 de la Exhortación Apostólica Evangelli Gaudium (La Alegría del Evangelio) al cual se hiciera referencia en la Misa Ecológica que tuvo lugar en el Cerro de la Santa Cruz, como ya había mencionado, en Salamá.  El 13 de julio, hicieron eco bajo la frondosa Ceiba en la cima del Cerro de la Santa Cruz, las lecturas bíblicas siguientes: Isaías 55: 10-11; Salmo 64: 10, 11, 12-13, 14; Romanos 8: 18-23; y,  el Evangelio según San Mateo 13: 1-23:

“Aquel día, salió Jesús de casa y se sentó a orillas del lago. Se reunió en torno a él mucha gente, tanta que subió a una barca y se sentó, mientras la gente se quedaba de pie a la orilla. Y les habló de muchas cosas por medio de parábolas. Decía: – Salió el sembrado a sembrar. Al sembrar, unas semillas cayeron al borde del camino; vinieron los pájaros y se las comieron. Otras cayeron en terreno pedregoso, donde no había mucha tierra; brotaron en seguida porque la tierra era poco profunda, pero cuando salió el sol se marchitó la planta y se secó porque no tenía raíz. Otras cayeron entre la maleza, y cuando la maleza creció las ahogó. Finalmente otras semillas cayeron en tierra buena y dieron fruto: un grano dio cien, otro setenta, otro treinta. El que tenga oídos, que oiga.” (cf. Mt 13: 1-23)

Al terminar las lecturas, el sacerdote en su homilía hizo alusión al cambio climático, a las prolongadas sequías que se han dado en el valle de Salamá (y en la mayoría del territorio guatemalteco), y menciono el inmenso poderío de la economía sobre los recursos naturales y sobre los mismos seres humanos. Se refirió además, a lo que nuestros abuelos nos contaban en conversaciones triviales acerca de pedirle permiso a la tierra para emprender los cultivos cada año, o platicarles a los árboles el motivo por el cual se quería cortar una rama o su tronco, costumbres que han muerto. Repetidamente se ha dicho que hemos ido destruyendo a nuestro planeta Tierra, pero ésta frase ha caído en la monotonía y ha perdido su sentido.

Con unos pocos años de estudio en Economía, francamente no puedo negar que en la mayoría de ocasiones se piensa más en el desarrollo económico como un fabricar, construir, crear, producir, hasta redituar, y se olvida que hay un ciclo natural en los recursos que se utilizan: nacimiento, crecimiento, período de utilización, y consumación. A menudo, los humanos nos quedamos en las tres primeras etapas, y obviamos la consumación de los recursos. Llegará el día (o quizás ya llegó) en que los recursos que se etiquetan como renovables, ya no lo serán, y la destrucción será inminente. Los seres humanos no somos Homo Economicus solamente, hay que recordar que hay dos divisiones en nosotros: la corpórea y la espiritual; y por ello mismo, estamos llamados a meditar sobre nuestro actuar con todo nuestro entorno.

El que tenga oídos, que oiga les dijo Jesús; y me parece de vital envergadura que el Papa Francisco estreche lazos de fraternidad con toda la creación de Dios. Asimismo, encuentro loable la subrayada frase del Papa en el párrafo 215: “Los seres humanos no somos meros beneficiarios, sino custodios de las demás criaturas.” ¡Custodios de las demás criaturas!

Recuerdo verazmente que durante el ascenso hasta la cima del cerro, cada vez que volvía el rostro hacia atrás me repetía: ¡Somos inmensos! Al escuchar la homilía me decía: ¡Y nos creemos inmensos, por eso lo destruimos todo a nuestro paso! Pero al volver la mirada a un horizonte que se extendía hasta el infinito, antes de comenzar el descenso, concluí:

Seremos inmensos cuando creamos que nuestra vida es el fruto de una semilla de cruz, pero también nosotros, somos semillas para las generaciones venideras. Una semilla de esperanza, no de muerte y destrucción.

Cruz construida en la cima del Cerro de la Santa Cruz (Salamá)

Cruz construida en la cima del Cerro de la Santa Cruz (Salamá)

 

Advertisements

One comment

  1. Stefany B. · July 26, 2014

    Que hermosa reflexión; me ha dejado con mucho que pensar. Y que fortuna vivir en una tierra como Salamá y poder permanecer tan cerca a la creación de Dios, sin el ruido del mundo, las ideologías y el inminente enajenamiento a lo trascendental. Que talentosa pluma para escribir.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s