COBERTURA EDUCATIVA EN GUATEMALA

Asistí a un foro organizado por la Gran Campaña Nacional por la Educación a través de su Observatorio Nacional de la Calidad Educativa (Guatemala), denominado “Cobertura Educativa y sus Retos”. La experiencia ya de por sí, poseía implícita la genialidad dado que escuchar puntos de vista distintos a los que transcurren en los salones de la Universidad y quizás ponerse de frente ante la realidad que la teoría no puede predecir a exactitud, es extenderse al enriquecimiento por la diversidad de opiniones.

No es casualidad que mi admiración se encamine hacia Malala, nuestra Premio Nobel de la Paz más joven (2014), una chica pakistaní que aboga por la educación en su país. De las pocas ideas que considero no pondré en duda, la educación como la mayor esperanza de nuestras sociedades, es una de ellas. 

Me dispongo, pues,  a anotar algunas de las conclusiones del foro interrelacionándolas con las creencias que poseía y que, después de escuchar y cuestionar a los expertos y los datos, llegué a mis propios cambios en el modelo mental que tenía con respecto a la educación en Guatemala.

* ¿La cobertura educativa es más importante que la calidad educativa? En principio, sí. Entendiendo cobertura educativa como la proporción de alumnos atendidos en un nivel educativo con respecto a la demanda (Definición por el Sistema de Información Geográfica de Jalisco, México), dicha proporción es indispensable dado que da un indicador de la atención que está brindando el Ministerio de Educación del país a más poblaciones, esto implica una mayor incidencia en las área rurales (las menos atendidas por las condiciones geográficas y socioeconómicas que presentan). Una de las conclusiones a las cuales llegué con las cifras abajo mostradas y con la información que los tres expertos brindaron en el foro, es que la cobertura educativa es más importante en sus facetas iniciales, dado que es mejor tener una escuela en una aldea en la que por años no la hubo, a no poseer nada. Y no estoy diciendo que esto debe ser conformismo, estoy diciendo que por algo se debe empezar. Así se posea un solo libro en la escuela, un solo profesor, un solo escritorio… ¡se está brindando aunque sea dos días de educación! En países como Guatemala, donde las tasas de escolaridad son bajas, la cobertura es indispensable para que posteriormente a ella, se hable de calidad educativa, siendo “la capacidad que tiene el sistema educativo para alcanzar las competencias a las que se ha comprometido” (Bayardo Mejía, USAC/Empresarios por la Educación, 2014).

Tasa Neta de Escolaridad (Empresarios por la Educación)

TasaNetadeCober

Alumnos Inscritos por Nivel Educativo 2004-2013 (Empresarios por la Educación)

Alumnos inscritos por nivel educativo

* La educación no ayuda al desarrollo económico, son las ideas y pensamientos que por medio de la educación generan impactos (positivos) en la economía y/o sociedad. Uno de los mitos en los que estuve sumergida fue que la educación ayudaba a la economía, sin embargo, la educación como tal no lo hace. Tal como dijo B. Mejía durante el foro, son las ideas y los pensamientos (o cambios de pensamientos) que surgen de poseer educación lo que hace que las personas deseen cambiar sus condiciones de vida. La educación proporciona la capacidad de cuestionamiento sobre qué es un estado de bienestar y cómo lograr un mejor al actual.

Durante el Foro se hablo de que el Ministerio de Educación, en los últimos años ha venido implementando un sistema de Monitoreo en algunos departamentos del país, con el objetivo de determinar las causas de la deserción escolar. Por medio del cual, se poseen redes de monitoreo apadrinados por personal de las Direcciones Departamentales de Educación y por medio de este personal se hacen las verificaciones socio-económicas y visitas al hogar del niño, para determinar el porqué del abandono escolar, y tratar de brindar las mejores opciones con el fin de que el niño regrese a la escuela (E. Hernández, DIPLAN, 2014). El mayor desafío para el Ministerio de Educación sigue siendo lograr la cobertura en las áreas más alejadas del país: comunidades de difícil acceso, y carentes de servicios básicos e infraestructura.

“No es crecer la cobertura [educativa] en las ciudades, sino en los pueblos [rurales].”

(J. Pira, ASIES, 2014)

Además de la lucha contra el lema “la educación es una pérdida de tiempo”, creencia que se tiene debido que los niños y niñas son más productivos trabajando para ayudar a la economía del hogar que estudiando. Cuando en realidad, la educación introduce la semilla al cambio (personal, social y económico). ¿Cómo tratar del tema de la necesidad (ocasionada por la pobreza) y la educación? Es aún la pregunta del millón.

Ahora bien, es muy fácil criticar al sistema de gobierno por los pocos logros que ha tenido en la educación (yo lo he hecho), sin embargo, creo que conocer distintos puntos de vista y especialmente de personas que se encuentran en el medio educativo, brinda una luz para cambiar modelos mentales extremos. El Ministerio de Educación tiene estrategias que quizás no tengan alcances a todo el país, pero sí intenta tener impacto en algunas regiones, tal el caso del monitoreo face-to-face con la familia y hogar del niño que abandona el sistema escolar, y el seguimiento que se da a las niñas embarazadas para que ellas tampoco abandonen la escuela (información proporcionada por E. Hernández de DIPLAN, 2014). Es claro que los retos que Guatemala presenta en términos educativos son gigantes y uno de ellos es la calidad educativa, que puede ser un tema a tratar en una entrada posterior.

Para concluir, comparto una anécdota (quizá hipotética, pero no alejada de la realidad) que se compartió en el foro:

***

 La Historia del Corcho

(Contada por B. Mejía en el Foro)

En una aldea rural, el supervisor de la Dirección Departamental de Educación llegó a verificar el trabajo de los maestros de la escuela. Al entrar a una de las dos gastadas aulas, se encontró que la maestra bordaba y los niños y niñas revoloteaban en el salón, pero no había señales que se les hubiese estado enseñando. El supervisor se dirigió a la maestra y le preguntó por qué sucedía tal situación. La maestra le respondió que no había materiales didácticos, como si la modernidad y el Gobierno se hubiesen olvidado de aquella escuela. El Currículum Nacional Base se los habían dado en un CD, en la escuela no tenían computadora, y cuando quisieron llevar computadoras para la escuela, se dieron cuenta que no había energía eléctrica, por lo tanto, ella no podía hacer nada. El supervisor no supo que responder en ese momento, pero de pronto, encontró un corcho. La maestra observó.

– ¡Niños! ¡Niñas! Haber, vengan acá – dijo el supervisor. Los niños corrieron hacia el supervisor.

– ¿En el agua, qué tiene más peso? ¿Un corcho o una piedra? – pregunto el supervisor. Los niños guardaron silencio, hasta que uno de ellos respondió: – ¡La piedra!, pero otro niño repuso: ¡El corcho!

El supervisor entonces replicó: Vengan a la pila [depósito de agua] y comprobaremos sí el corcho o la piedra tienen mayor peso. Todos se encaminaron al patio de la escuela, y el supervisor tiró al mismo tiempo el corcho y la piedra. La piedra entonces se hundió en el agua y el corcho flotó. Los niños y niñas exclamaron un ¡Oh! en ovación. Entonces el supervisor preguntó nuevamente: ¿Por qué la piedra se hunde en el agua y el corcho flota en el agua? Entonces la maestra les dijo a los niños: -¡Niños vayan a buscar en los libros que tenemos y traten de responder la pregunta!

Los niños y niñas corrieron hacia el viejo estante, con dos o tres libros desgastados, y comenzaron a buscar. Luego de un instante, una lluvia de ideas con más de una docena de comentarios de los chicos acerca de la densidad, volumen, propiedades del agua, entre otros temas. Fue una dinámica de aprendizaje enriquecedora para los niños, las niñas, el supervisor y la maestra. Con un corcho y una piedra aprendieron muchos temas de física, química y lo más importante, compartir y adquirir conocimientos. Una verdadera sinergia. La maestra entonces solo pudo replicar: Entendí la lección.

En efecto, la lección es que cuando se quiere se puede, no importa que se crea que no se cuenta con los medios para lograrlo.

Sin embargo, tiempo después el supervisor regreso a la escuela y se encontró con la misma escena: la maestra tejiendo y los niños revoloteando en el aula, entonces preguntó: – ¿Maestra, y ahora qué sucede? Acaso no me dijo que había entendido la lección-. Y la maestra respondió: si, si la entendí, pero usted se llevo el corcho.

La lección se complementa con la creatividad y la proactividad de cada ser humano.

***

Muchas veces colapsamos ante nuestra realidad, y entonces los problemas sociales son en su mayoría (sino siempre) un reflejo de nuestra personalidad y manera de enfrentar la vida. Quizás si empezáramos a cumplir todos con nuestras responsabilidades de acuerdo a un sistema de valores cimentados, nuestro país tuviera mejores resultados. El tema de calidad educativa podría ser abordado desde esta perspectiva, maestros más comprometidos, una sociedad guatemalteca más virtuosa, cuidando de nuestros niños y niñas. El punto es que ellos son el futuro, pero los que ahora tenemos oportunidades privilegiadas somos el presente y el futuro no se construye sin un presente activo. Ya lo decía Albert Einstein:

Si buscas resultados diferentes, no hagas siempre lo mismo”.

* Imagen tomada de Mayan Families

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s