A propósito del cangrejo ermitaño…

“Eres lo que haces y lo que piensas.

Las dos cosas, y si no son compatibles, no eres creíble.”

– Walter Riso

Cuando vi aquella frase todo tomo sentido y la palabra coherencia con lo que soñaba y con lo que hacía me importo mucho más de lo que nunca había imaginado.

El momento llegó. Tuve que decidir entre quedarme trabajando para la entidad privada o buscar la respuesta a una pregunta que tuve cuando tenía 13 o 14 años: Por qué hay gente pobre en el mundo? Deje mi buen trabajo en la empresa y me fui a lo desconocido.

La Plataforma BioFORT es un sueño que buscar disminuir el 46.5% de desnutrición crónica y el 25% de anemia en niños menores a 5 años en Guatemala, según el Informe Preliminar de la Encuesta Nacional de Salud Materno Infantil 2014/2015. Las cifras no nos dicen nada. Pero ¿qué pensamos cuándo nuestros niños en términos de nutrición tendrían un mejor desarrollo cognitivo, motor y humano si al concebirlos sus madres se fueran a vivir a Haití? Haití posee el 30% de desnutrición crónica en niños menores a 5 años y Guatemala es el país que ocupa el 1er. lugar a nivel latinoamericano en desnutrición crónica infantil. Eso significan los porcentajes.

La Plataforma BioFORT es una red que vincula a organizaciones gubernamentales o no gubernamentales, nacionales o internacionales, públicas o privadas, que buscan mejorar la seguridad alimentaria y nutricional de nuestras familias guatemaltecas por medio del uso de cultivos que han sido mejorados genética y convencionalmente (no transgénicos) en ciclos de cosechas largos para aumentar su nivel de micronutrientes (como el frijol con alto contenido de hierro, el maíz de alta calidad proteica, el camote con provitamina A, entre otros granos básicos). Estos cultivos son llamados cultivos biofortificados.

Y todo esto sucede exactamente cuando me he convencido que siempre seré un cangrejo ermitaño, una persona introvertida y sumamente tímida. Pero bien dicen que Dios no toma tus fortalezas… toma tus debilidades para hacerte más fuerte. Y eso fue lo que hizo al darme un trabajo en el que gran parte del tiempo estoy frente a muchas personas con el objeto de difundir los resultados que se han tenido en proyectos de cultivos biofortificados a nivel nacional e internacional, y las esperanzas de la recién creada Plataforma BioFORT en Guatemala.

Obviamente no todo ha sido color de rosa… la burocracia ha sido uno de mis más férreos enemigos, pero puedo decir de todo corazón que en Semilla Nueva y en la Plataforma BioFORT he aprendido tanto.

08.03.2016 Semilla Nueva Día de la Mujer

Las chicas de Semilla Nueva en el Día Internacional de la Mujer

“Ya se va acercando… nunca tiene prisa…

viene con proyectos… y bolsas de semillas…

con ángeles maltrechos… y fieles golondrinas…

Lento pero viene… el futuro se acerca…

despacio… Pero viene…”

– Mario Benedetti

Por más patético que parezca, tengo uno de esos trabes psicológicos… Los pies, incluyendo los míos, me parecían tener una forma un poco desagradable por lo que mostrarlos se me hacía algo repulsivo. Las dos líneas anteriores no las contaría si no fuera porque forman parte de mis anécdotas trabajando en Semilla Nueva.

En la organización se realizan al año dos “retiros organizacionales” por una semana en el Centro Experimental ubicado en Suchitepéquez, a unos 170 kilómetros de la ciudad capital. En el Centro aparte de ser la sede de nuestros retiros, es donde se realizan las parcelas de prueba para los cultivos biofortificados, las reuniones con el equipo de campo, y se reciben visitas de donantes.

Panoramica nueva

Centro Experimental de Semilla Nueva, Suchitépequez

La experiencia en mi primer “retiro” comenzó cuando llegamos a la puerta del Centro Experimental, la regla es que cada persona que entra al Centro debe dejar sus zapatos en las gradas principales. Y fue allí donde después de cuatro días viéndonos los pies, abandoné el desagrado.

Luego de esta historia cómica y a pesar de algunos contratiempos, la internalización espiritual y de la organización fue una de mis mejores experiencias.

Siempre he soñado con “irme a vivir a la montaña” para trabajar muy de cerca por y con las personas que viven en pobreza. Y estar en el Centro fue acercarme un poquito más a ese sueño.

Los 5 técnicos de Semilla Nueva asesoran las parcelas de prueba con maíz de alta calidad proteica y frijol con alto contenido mineral en 25 comunidades en total, y gracias al apoyo de una organización internacional han iniciado (nuevamente) a estudiar el nivel básico.

Cuando cada uno compartió con nosotros su historia y cómo se sentían al ingresar nuevamente a la escuela después de más de 20 años de no hacerlo, fue una experiencia realmente alucinadora.

Me sentí tan íngrimamente insignificante ante la valentía de estos cinco hombres… sólo puedo decir que recibí una de las lecciones más grandes de mi vida entera: el agradecimiento tiene el mismo efecto que las ondas en el agua… se extiende y se extiende, hasta alcanzar grandes dimensiones.

Estos hombres están impactando a sus hijos y nietos, a su familia, a nosotros en Semilla Nueva, a su comunidad, y a los muchos niños y niñas que tendrán una mejor nutrición con el trabajo que ellos realizan con los cultivos biofortificados.

IMG-20160222-WA0002

Por fin siento que este cangrejo ha encontrado su orilla…

Advertisements

One comment

  1. Una Amiga · March 9, 2016

    Me enorgullece leer esto, y sin duda eres un gran ejemplo a seguir. Sigue adelante, por que en un mundo forrado de imperfecciones y egoísmo personas como tu nos hacen querer seguir luchando por nuestros sueños y por los demás.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s