A propósito del cangrejo ermitaño…

“Eres lo que haces y lo que piensas.

Las dos cosas, y si no son compatibles, no eres creíble.”

– Walter Riso

Cuando vi aquella frase todo tomo sentido y la palabra coherencia con lo que soñaba y con lo que hacía me importo mucho más de lo que nunca había imaginado.

El momento llegó. Tuve que decidir entre quedarme trabajando para la entidad privada o buscar la respuesta a una pregunta que tuve cuando tenía 13 o 14 años: Por qué hay gente pobre en el mundo? Deje mi buen trabajo en la empresa y me fui a lo desconocido.

La Plataforma BioFORT es un sueño que buscar disminuir el 46.5% de desnutrición crónica y el 25% de anemia en niños menores a 5 años en Guatemala, según el Informe Preliminar de la Encuesta Nacional de Salud Materno Infantil 2014/2015. Las cifras no nos dicen nada. Read More

Entre las cajuelas de la ilusión y la burocracia

“Tu primera batalla con la burocracia” – sonrió BC, mientras yo tragaba un vaso de agua.

Sentí como la frialdad del agua se deslizó por mi garganta, mi esófago y luego mi estómago, hasta que cauterizo mis emociones energumenizadas…

Entre las cajuelas de la ilusión y la burocracia es que seguramente guardo los mejores y los peores recuerdos de una pequeña e ingenua rana persiguiendo un sueño en el pantano. Claramente,  soy la rana y el pantano es la mera manera en la que se trabaja en Guatemala bajo el lema de “luchar contra la pobreza para dejar de ser un país subdesarrollado” y sus engorrosas políticas y procesos rientes de supremacía.

Rana

Read More

Bienvenido Amigo

Envuelta en la jungla de cajones metálicos con ruedas, enciendo la radio y la voz canta “A esta luna que sueños hará realidad”… “O los disfraza de oportunidad…”

Todo fue puesto en una vista panorámica del 2015, fue un año como el olor de la tierra al caer la lluvia, deliciosamente silencioso. Y este 2016 espero la germinación de una Semilla Nueva. Read More

Los cometas y los soles espléndidos de las Niñas Novias

En el 2014, caminando por los pasillos de la biblioteca universitaria descubrí un libro diferente, que presté en seguida y me dispuse a leerlo.

La historia y las descripciones eran totalmente distintas a las que he leído. Todo era nuevo, pero eso no impedía que pudiese sentir empatía con la historia. Incluso percibía el intenso calor y el polvo que se describía en el libro… la manera de explicar los lugares, los sucesos y las personas, hacía sentirme identificada.

Me embriagué con las palabras, el olor de la tinta negra se mezclaba con la oscuridad de la historia. Read More

Un monólogo con tinte a moraleja

9a69ff1117626cd8b5af07ac002e261f

Eran las 5:05 pm, un 01 de octubre en Guatemala.

Salí de la oficina donde trabajo, solicité el elevador un poco con la esperanza de poder coger uno de los 6, en el que al menos cupiera mi diminuto cuerpo.  La hora pico, fin de mes (¡cheque!), y el recuerdo maltrecho de un tráfico infernal en las calles hacen de cada cuadrado de metal, un cuello de botella.

Sorpresivamente, el primer elevador se detuvo en el piso donde yo aguardaba.

Se abrió. Entre y saludé esperando encontrarme nuevamente al rutinario escenario de todos los días laborales: personas hablando de lo que “el jefe había pedido”, “que Menganito se había quedado aún en la oficina”, “que la lluvia y el tráfico”, “que el bus extraurbano y la roja”. El olor a sudor mezclado con el desodorante puesto antes de la hora de salida, el splash de vainilla, el vaho bucal aplacado con una menta, y algunas caras malhumoradas o preocupadas.

Read More

El susurro de la menarca

Con los cabellos en la boca, careta del lodo de las montañas, con el vestido arrastrando en el fango. La carga de leña en su cabeza y la fuerza por sostenerla hacían bajar un hilillo entre sus piernas. La incertidumbre se apoderó de su razón, la pequeña Lucía tuvo miedo de morir. Sus rodillas tenían el tinte rojo que bajaba en cascada desde la entrepierna. Su abuela la vio, y espetó un sombrío rugido: ¡Lárgate de aquí!

¿Cómo puede ser que la menstruación, siendo la única forma en la que la sangre sale del cuerpo de la mujer sin haberse propiciado por un acto de violencia, sea más aborrecida y condenable que un asesinato, una violación, o un aborto intencionado?

Como diría Rose George, “mi período me duele… pero no hablar de él me duele más” Read More